Estrés laboral: claves para entenderlo y técnicas para afrontarlo

Estrés laboral

Estrés laboral: claves para entenderlo y técnicas para afrontarlo

  1. Qué es el estrés laboral y cómo nos afecta
  2. Causas del estrés laboral
  3. Fases del estrés laboral 
  4. Consecuencias del estrés sobre nuestra salud 
  5. Mejoras para aplicar en el lugar de trabajo
  6. Técnicas individuales para afrontar el estrés laboral 

 

1. QUÉ ES EL ESTRÉS LABORAL Y CÓMO NOS AFECTA 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al fenómeno del estrés como las reacciones fisiológicas que en su conjunto preparan al organismo para la acción (OMS, 1994). Considerado desde este punto de vista, el estrés sería una alarma, un estímulo que conduce a la acción, una respuesta necesaria para la supervivencia, respuesta que puede ser coherente con las demandas del entorno, o bien, insuficientes o exageradas.

El fenómeno del  estrés se manifiesta en muchos ámbitos de nuestra vida, pero en esta ocasión vamos a centrarnos en el estrés causado por las exigencias y responsabilidades derivadas de nuestro trabajo. El estrés relacionado con el trabajo puede definirse como el conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento a ciertos aspectos adversos o nocivos derivados de la organización o el entorno de trabajo. El estrés laboral se caracteriza por altos niveles de excitación y angustia, con la frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación laboral. 

Vamos a poner el foco sobre el estrés “malo” pero no todo el estrés es perjudicial por definición, va a depender del tipo de situación que lo origine y de la interpretación que nosotros hagamos de esa situación que nos hará valorarlo como un reto o como una amenaza. 

Según lo veamos como un reto o como una amenaza, podemos hablar de dos tipos de estrés: 

  • Si estamos ante un RETO, podemos hablar de EUSTRÉS y hará que el nivel de activación de nuestro organismo sea el óptimo para llevar a cabo nuestra actividad.  Este nivel de estrés cumple con una función adaptativa y ayuda al individuo a enfrentarse con éxito a la situación.
  • Si estamos ante una AMENAZA, hablamos de DISTRÉS y es un nivel de activación del organismo, a nivel físico y psicológico, excesivo o inadecuado a la demanda de la situación, y que si se prolonga puede tener consecuencias negativas para la persona.

Mujer trabajando_estrés laboral

2. CAUSAS DEL ESTRÉS LABORAL 

Las investigaciones demuestran que más de la mitad de los trabajadores afirman que trabajan a altas velocidades y en unos plazos muy ajustados, que deben adaptarse  a turnos cambiantes, tareas monótonas y/o clientes amenazantes o excesivamente exigentes. El estrés en el trabajo puede derivarse de múltiples factores, pero entre los más habituales se encuentran los siguientes: 

  • Tiempo inadecuado para completar el trabajo de modo satisfactorio.
  • Ausencia de una descripción clara del trabajo que se debe realizar.
  • Falta de reconocimiento o recompensa por un buen rendimiento laboral. 
  • No tener oportunidad de exponer las quejas.
  • Posibilidad de que un pequeño error tenga consecuencias serias.
  • Poca estabilidad del puesto de trabajo. 
  • Verse expuesto a amenazas o intimidaciones. 
  • Condiciones de trabajo peligrosas. 

3. FASES DEL ESTRÉS LABORAL

El estrés laboral no se manifiesta de un día para otro, por lo tanto es importante conocer las distintas fases con las que cuenta para reconocer en qué momento nos encontramos y actuar antes de llegar a episodios negativos en los que puede derivar. 

  1. La primera fase es la de alarma. Esta es la fase que menos tiempo dura. Cuando nos preparamos para hacer frente a algo que consideramos una amenaza, nuestro cuerpo comienza a liberar cortisol o adrenalina, aumenta nuestro ritmo cardiaco, se acelera nuestra respiración y comienza a aparecer algo de ansiedad. 
  2. La segunda fase es la fase de resistencia. Cuando la situación amenazante comienza a prolongarse en el tiempo, nuestro cuerpo se prepara para no caer en el agotamiento. Empezamos a normalizar la situación pero consumiendo más recursos de los necesarios para hacer resistencia al estrés. 
  3. La última fase es la de agotamiento. El trabajador comienza a experimentar un agotamiento fisiológico y el Síndrome de Burnout (también conocido como Síndrome de estar quemado en el trabajo) comienza a florecer. El organismo no puede seguir respondiendo a esa amenaza externa durante más tiempo y las consecuencias aparecen a nivel físico y mental. Si esta fase se prolonga mucho en el tiempo, es cuando comienzan a aparecer las consecuencias para la salud. 

4. CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS LABORAL SOBRE NUESTRA SALUD

Cuando la fase de agotamiento se prolonga mucho en el tiempo, las consecuencias sobre nuestro organismo comienzan a aparecer a nivel físico, psicológico y conductual. A continuación os mostramos algunos de los síntomas que caracterizan la respuesta de estrés sobre nuestra salud:

Síntomas físicos

Síntomas psicológicos

Síntomas conductuales

 

5. MEJORAS PARA APLICAR EN EL LUGAR DE TRABAJO

Cuando todos los actores del mercado sepan «dónde les aprieta el zapato» podrá procederse a «adaptar el zapato» para que le vaya bien al «pie»”. En las mejoras para aplicar en el lugar de trabajo relacionadas con el estrés laboral, entran en juego todos los actores implicados en el ámbito de trabajo. 

  • Los horarios de trabajo no deberían entrar en conflictos con las responsabilidades personales de cada trabajador. 
  • Participación de los trabajadores en las decisiones o actuaciones que afecten a sus puestos de trabajo. 
  • Carga de trabajo compatible con las capacidades y los recursos del trabajador.
  • Diseñar las tareas para que tengan sentido, estimulen, den un sentimiento de satisfacción y la oportunidad de poner en práctica los conocimientos.
  • Definir claramente los roles y las responsabilidades en el trabajo.
  • Brindar oportunidades de interacción social, incluidos el apoyo social y emocional y la ayuda mutua entre compañeros de trabajo.
  • Evitar la ambigüedad en cuestiones como la seguridad del empleo y el desarrollo de la carrera; potenciar el aprendizaje permanente y la empleabilidad.

 

6. TÉCNICAS INDIVIDUALES PARA AFRONTAR EL ESTRÉS LABORAL

En algunas ocasiones no es posible adaptar el zapato al pie, por lo que debes recurrir a la estrategia de adaptar el pie al zapato. A continuación encontrarás una serie de técnicas de afrontamiento que te ayudarán a reducir el estrés nocivo. 

Técnicas de relajación

Practicar relajación durante al menos 10 minutos al día, aumenta las defensas contra el estrés. La relajación o cualquier tipo de actividad de relax, aunque sólo sea unos 10 minutos al día, aumenta las defensas contra el estrés.

En consulta practicaremos la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson. El objetivo es conseguir niveles profundos de relajación muscular a través de distintos ejercicios de tensión/relajación.  (Conoce más sobre nuestro Programa de Entrenamiento en Relajación Muscular Progresiva)

Técnicas de respiración

El correcto control de la respiración es una de las estrategias más sencillas y potentes para hacer frente a una respuesta de estrés. Uno de los síntomas del estrés es la hiperventilación: respiración rápida, acelerada y superficial que contribuye a aumentar los niveles de estrés. 

En terapia aprenderás a respirar correctamente en tu vida cotidiana y a combatir la respiración insuficiente en los momentos de estrés. 

Técnicas de gestión del tiempo 

La falta de tiempo para realizar todas las tareas es una de las quejas principales cuando una persona sufre estrés. Ser realista en el número de tareas a hacer es indispensable para una correcta gestión del tiempo en el desempeño de un trabajo.

Organizar las tareas a realizar durante el día en una agenda según su prioridad nos ayudará a planificar las actividades tanto del trabajo, como las de ocio y los descansos.  A continuación mostramos un ejemplo de lo que podría ser la agenda de un día de trabajo: 

AGENDA DEL DÍA

  • 09:00 a 10:30 Realización informe para el jefe (hay pocas llamadas y es prioritario).
  • 10:30 a 11:00 Desayuno. 
  • 11:00 a 12:30 Realizar las llamadas telefónicas: contactar con logística y clientes.
  • 12:30 a 13:00 Tiempo para imprevistos (atender llamadas, charlar temas relevantes con los compañeros…). 
  • 13:30 a 15:00 Comida. 
  • 15:00 a 16:30 Realizar los presupuestos (hay pocas llamadas y poca gente en la oficina. Prioritario). 
  • 16:30 a 17:00 Tiempo para imprevistos. 
  • 17:00 a 18:00 Reunión formación. 
  • 18:00 a 18:30 ¿Realizar visitas a futuros clientes? ¡No queda tiempo!  (no hay tiempo de realizar las visitas a futuros clientes. Esto hay que tenerlo en cuenta para avisar a éstos o al superior. Ser realistas con lo que NO se va a poder hacer también ayuda a ser más eficiente en el trabajo y a reducir el estrés).

Hábitos de vida saludables

El estrés conlleva una aceleración en el ritmo de vida: aumento de horas de trabajo frente a las de descanso, disminución de la actividad física, alteración de las horas de sueño, mala ingesta de alimentos. 

Con esto concluimos que para reducir o eliminar el estrés laboral entran en juego muchos factores, y el control de todos ellos no siempre está solo en nuestras manos. Lo que sí podemos hacer es tratar de identificar en qué fase estamos para poner en marcha las estrategias de afrontamiento más adecuadas que nos permitan tomar el control de aquellas situaciones que para nosotros puedan ser una amenaza.  

ENLACE DE INTERÉS PARA SABER MÁS SOBRE EL ESTRÉS LABORAL

Instituto nacional de seguridad y salud en el trabajo:  www.insst.es/estres-laboral

 

 

No Comments

Post A Comment