¿Qué es la ansiedad? Conoce el iceberg de la ansiedad

Cabecera_ansiedad

¿Qué es la ansiedad? Conoce el iceberg de la ansiedad

“No somos seres racionales, somos seres emocionales que razonan.”

 

Esta frase aparece en la portada del libro de Daniel López Rosetti y es perfecta para comenzar nuestro primer post en el que hablaremos sobre la ansiedad. 

Como seres humanos, somos capaces de distinguir las emociones conocidas como emociones primarias, casi les ponemos rostro e incluso las llegamos a distinguir por colores. 

que-es-la-ansiedad

Película: Inside out. Representación de las emociones primarias.

La alegría, tristeza, miedo, asco, ira…nos acompañan desde que nacemos y nos ayudan a la supervivencia, a vivir y a relacionarnos de mejor manera. Estas emociones son buenas y son pasajeras, duran poco tiempo. Las diferentes combinaciones de estas emociones primarias darán lugar a lo que se conoce como emociones secundarias. 

Robert Plutchik creó la rueda de las emociones para representar como la combinación de las diferentes emociones primarias da lugar a las emociones secundarias. Estas emociones secundarias suponen,  en ocasiones, un obstáculo para la supervivencia y resulta muy difícil identificar el estímulo que las está produciendo. Os preguntaréis, ¿cuál es la combinación de emociones que da lugar a la ansiedad? La mezcla de miedo + anticipación

La ansiedad es una respuesta adaptativa, no es ni buena ni mala. Lo que hace es preparar al organismo para la acción. 

Imaginad a un futbolista que se pone nervioso antes de un partido, eso le permitirá estar más atento. Pero también nos puede llevar a escapar, a huir; como por ejemplo cuando vamos por la calle y vemos un incendio, huimos de esa situación porque nos da miedo.

La ansiedad es una respuesta que nos incomoda pero nunca va más allá. No es la puerta de entrada a un problema mayor. Va a terminar en un momento dado, no va a ser permanente, pero mientras está presente nos incomoda. 

Para entender mejor cómo funciona la ansiedad, y aprender a identificarla mejor vamos a pensar en ella como si fuese un iceberg. Como todos sabemos, un iceberg es una masa de hielo enorme con dos partes, una poción que se presenta fuera del agua y el resto permanece sumergida. En la ansiedad también podemos identificar estas dos partes: 

  • Una parte que se deja ver hacia el exterior y que muestra los síntomas
  • Otra parte oculta, más difícil de ver e identificar, que representa  las causas de la ansiedad. 

SÍNTOMAS

Es lo que vemos, lo que queremos controlar porque nos incomoda y nos produce malestar. Es todo aquello que nos ocurre a nivel fisiológico, cognitivo, social y/o emocionales. 

Sensación de mareo o de ahogo, o el miedo a desmayarse son los síntomas más habituales que se identifican ante la ansiedad. Pero además, pueden aparecer: 

  • Dolor en el pecho o pinchazos. Esto se debe a un patrón anómalo de respiración o posturas incómodas que se mantienen en el tiempo.
  • Sudor, sofoco o calor. Lo que ocurre es un aumento de la temperatura corporal y el cuerpo pone en marcha el sistema de refrigeración.
  • Boca seca, náuseas, sensaciones en el estómago. Es un descenso de la activación del sistema digestivo.
  • Ver luces, manchas en la visión. Lo que ocurre es que las pupilas se dilatan para aumentar la visión periférica.
  • Pinchazos o calambres musculares. Es tensión muscular debido a posturas incorrectas.

CAUSAS

Por qué surge la ansiedad y cuáles son los causantes de esas sensaciones es lo realmente complicado. Estos desencadenantes o estresores permanecen ocultos en nosotros al igual que la parte sumergida de un iceberg.  Pero conocer las causas primarias que lo producen nos ayudará a enfrentarnos a ellas y solucionar los problemas que los están causando. Las causas de la ansiedad son muy variadas y necesitan ser analizadas de forma individual y con detalle para que cada persona pueda aplicar las herramientas más adecuadas para su control. 

Situaciones vividas que no llegamos a procesar por completo o patrones de comportamiento que realizamos una y otra vez y que no nos dirigen hacia nuestro objetivo, pueden ser algunas de las causas que hacen florecer los síntomas de la ansiedad.  

“Ocultar o reprimir la ansiedad, produce, de hecho, más ansiedad” Scott Stossel. 

 

No Comments

Post A Comment